Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Noticias Resolución del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en la queja 09/1699 dirigida a Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales. Relativa a: Pedimos el cumplimiento de las recomendaciones contenidas en el Dictamen sobre la Ría de Huelva

Resolución del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en la queja 09/1699 dirigida a Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales. Relativa a: Pedimos el cumplimiento de las recomendaciones contenidas en el Dictamen sobre la Ría de Huelva

El Defensor del Pueblo Andaluz formula Resolución a la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, para que se dé cumplimiento efectivo a las recomendaciones contenidas en el Dictamen evacuado por la Sociedad Española de Epidemiología en marzo de 2014, por encargo del Defensor del Pueblo Andaluz, en relación con el exceso de mortalidad y morbilidad detectado en varias investigaciones en la Ría de Huelva.

ANTECEDENTES

1. La preocupación por la situación de salud pública en la ciudad de Huelva, y particularmente en las zonas de la Ría de Huelva próximas al enclave industrial ubicado en la avenida Francisco Montenegro y aledaños, viene siendo manifestada desde hace ya muchos años por distintos sectores representativos de la ciudadanía onubense que muestran su inquietud por los datos conocidos que revelan una mayor mortalidad, un peor estado de salud y una especial incidencia en la zona de casos de cáncer en relación con otras zonas y provincias del territorio andaluz y nacional.

El principal motivo de preocupación de la ciudadanía guarda relación con la posible incidencia que en esta mayor problemática de salud pública pueda tener la contaminación ambiental asociada a las industrias radicadas en el polo industrial de la capital onubense.

Esta inquietud, que surgió a raíz de la ubicación en la zona de las industrias potencialmente mas contaminantes, fue manifestándose de forma cada vez más abierta por los diferentes sectores sociales a partir de las décadas de 1980 y 1990 como resultado del incremento de situaciones y episodios de fuerte contaminación y como consecuencia de una deficiente política informativa, tanto por parte de los responsables públicos como por los representantes de la industria.

La constitución de plataformas y organizaciones que aglutinaron a ciudadanos y colectivos sociales en torno a la preocupación común por la salud pública y el estado ambiental de la ciudad y la ria de Huelva, trajeron como consecuencia una progresiva articulación de la demanda ciudadana hacia los poderes públicos dirigida a recabar de los mismos mayor información sobre la situación sanitaria y ambiental y la puesta en marcha de políticas dirigidas a la salvaguarda de unos niveles aceptables de salud pública y la restauración medioambiental de la zona.

Estas iniciativas no contaron con la aquiescencia de todos los sectores sociales de Huelva, suscitando una fuerte oposición por parte de determinados colectivos, fundamentalmente sindicatos de trabajadores y organizaciones empresariales, que defendían la presencia de las industrias ubicadas en el Polo Industrial por su positiva incidencia en la generación de empleo y riqueza en la ciudad.

La controversia entre estos colectivos llegó a ser especialmente conflictiva en determinados momentos, dando lugar a situaciones de confrontación social y política que tuvieron notoria incidencia sobre el clima de convivencia ciudadana.

2. Esta Institución no ha permanecido ajena a esta situación de conflicto y desde hace ya muchos años viene realizando diversas actuaciones para encontrar soluciones que, partiendo de la premisa de la salvaguarda para la población de las debidas condiciones de sanidad ambiental, procure dar satisfacción a las demandas de las partes enfrentadas.

Nuestras primeras actuaciones se remontan ya a los años 1998 y 1999 en los que se tramitaron diversos expedientes (queja 98/4318, queja 99/871, queja 99/937 y queja 99/1973, a los que hay que añadir la incoación de oficio de la queja 99/4007) que dieron lugar al dictado, con fecha 30 de diciembre de 1999, de una amplia Resolución (cuyo texto completo puede consultarse en el siguiente enlace: http://www.defensordelpuebloandaluz.es/sites/default/files/ Info-2000_pag_412-431.pdf) concretada en las siguientes conclusiones:

Primero.- Acumular para su resolución los expedientes de queja 98/4318 y 99/871 (relativos a dragados en la Ría de Huelva y construcción de depósitos al efecto de su vertido); 99/937 (relativo a degradación de las Dunas del Odiel y entorno); 99/1973 (relativo a depósitos de fosfoyesos) y 99/4007, (sólo incidentalmente por las razones antes expuestas y con la limitación o alcance señalados al efecto), en aras de la economía procedimental y en virtud de las coincidencias anteriormente señaladas.

Segundo.- Dada la importancia de los bienes jurídicos susceptibles de protección (derecho a la vida y a la integridad física y moral y a una digna calidad de vida -Preámbulo y Art. 15 de la Constitución-; a la protección de la salud -Art. 43 de la Constitución-; y, a disfrutar de un medio ambiente adecuado -Art. 45 de la Constitución-; e inclusive a la intimidad personal y familiar en el ámbito del propio domicilio -Art. 18 de la Constitución, en el sentido que interpretó tal derecho la Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 9 de Diciembre de 1994 en el Asunto López Ostra - Reino de España); dada la concurrencia de distintos títulos competenciales atribuidos constitucionalmente a diversas Administraciones (y dentro de ellas a diversos órganos), en virtud o por aplicación de la distribución establecida en el art. 148 y siguientes de nuestra Carta Magna y art. 13 y siguientes del Estatuto de Autonomía para Andalucía, aprobado mediante Ley Orgánica 6/1981, de 30 de Diciembre; y, finalmente dada la sucesión en los últimos años de diversos episodios, incidentes y accidentes originados, causados y ocasionados por y en las distintas actividades fabriles e industriales radicadas en el denominado Polo de Desarrollo Industrial de Huelva, que junto con la demanda continua de espacios físicos que el desarrollo o crecimiento económico generados por la actividad en el citado Polo y el principal elemento de infraestructura que las industrias allí instaladas emplean como medio para el tráfico comercial de su producción y de las materias primas necesarias, el Puerto de la Ría de Huelva, entendemos que la solución a situaciones como las que se nos describen en las quejas expuestas en la parte de antecedentes no puede, ni debe, tener un enfoque localista o parcial (desde el punto de vista del ejercicio de títulos y competencias administrativas).

Más convencidos, si cabe, estamos respecto de lo afirmado antes, cuando constatamos la naturaleza, frecuencia y gravedad de los episodios que se vienen produciendo en el marco geográfico de referencia en los que, unas veces como consecuencia de la obsolescencia (en nuestra opinión) de los instrumentos técnico-administrativos diseñados en décadas pasadas para el control del funcionamiento de actividades (Plan Corrector de Vertidos); otras veces, como consecuencia de la carencia de medios personales y materiales de la Administración dotada de título habilitante para intervenir; en ocasiones, dada la carencia o inadecuación de instrumentos de planificación (generales o sectoriales).

Episodios que en nuestra opinión (basta con ojear cualquier hemeroteca), están suponiendo las señales intermitentes que indican cómo el hinterland de referencia está llegando a una situación de colapso en su crecimiento y desarrollo, salvo que desde las Administraciones y desde los sectores sociales implicados y afectados se mantenga una dinámica de actuación consistente en seguir sacrificando bienes jurídicos propios y recursos naturales susceptibles de protección y/o de legado a futuras generaciones.

Con independencia de que pudiéramos presuponer que en la forma en que se viene actuando por los distintos Órganos administrativos titulares de competencias concretas (Autoridad Portuaria-dominio público portuario; Servicio de Costas-dominio público marítimo terrestre; Consejería de Medio Ambiente -protección de espacios y recursos naturales; Consejería de Trabajo e Industria -autorización y registro de actividades de esta naturaleza; Ayuntamiento -licencias y urbanismo (básicamente); etc.), se actúa correctamente, con adecuación a los diversos regímenes jurídicos y normas de aplicación, lo que no viene sucediendo, pues como se desprende de lo reseñado en los antecedentes de esta Resolución y en los expedientes de queja tramitados, en diversas ocasiones se han producido actuaciones de descoordinación dentro de una misma Administración (Orden de la Consejería de Agricultura y Pesca de 6 de Marzo de 1990, por la que se declaró la prevalencia de obras del Puerto de Huelva sobre la utilidad pública del Monte Dunas del Odiel-H-1017 del Elenco de Montes-, en el Término de Palos de la Frontera (Huelva), mientras que la Consejería de Medio Ambiente ha incluido parte del citado bien en el listado de Lugares de Interés Comunitario, tratando de asegurar la conservación del resto del Monte y de espacios protegidos colindantes, actuación plausible si bien contradictoria con la seguida antes por la propia Administración); otras veces fue la propia Consejería de Medio Ambiente la que autorizó operaciones o acciones que pudieran calificarse de contraproducentes o irregulares (autorizar depósito de residuos provisionalmente en espacio habilitado como de depósito de fosfoyesos una vez clausurado y restaurado el mismo por haber cumplido su finalidad); en otras ocasiones se produce la contraposición en la interpretación de normas y en las propias actuaciones llevados a cabo por cada uno de los órganos con competencias concurrentes (discrepancias entre los órganos municipales y los autonómicos y estatales en cuanto a inocuidad o corrección de efectos de actividades y/o su ubicación); etc.

Todo lo anterior, junto con el deseo de permitir en la adopción y articulación de instrumentos de planificación, gestión y control, la mayor coordinación, colaboración cooperación y eficacia posibles y las mayores cotas de participación ciudadana y de los sectores económico-sociales afectados, nos lleva a formular Recomendación en el sentido de que (con la mayor urgencia) por las Administraciones concernidas (Central, Autonómica y Locales afectadas) se constituya, con respeto mutuo y recíproco a sus autonomías respectivas Consorcio para la gestión sostenible del espacio geográfico (a determinar y acotar) al que de modo impreciso nos hemos estado refiriendo (Ría de Huelva y entorno), con participación e integración en el mismo de entidades representativas de los sectores de la sociedad civil que pudieran ostentar la cualificación de interesadas, por incluir en su ámbito de actuación la promoción y/o defensa de intereses legítimo-colectivos.

Entidad de “cooperación administrativa” que encontraría su justificación jurídica en el régimen establecido en el art. 6 y art. 7 de la Ley 30/1992, de 26 de Noviembre, del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común modificada por Ley 4/1999, de 13 de Enero, y, de lo establecido en el art. 57 de la Ley 7/1985, de 2 de Abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local.

Consideramos que actuando en la forma recomendada se logrará una mayor y más cumplida satisfacción de las exigencias o principios constitucionalmente establecidos (art. 103) eficacia, servicio a los intereses generales, coordinación, etc., recogidas igualmente en el art. 3, de la Ley 30/1992, antes citada, modificada por Ley 4/1999, de 13 Enero.

Asimismo se logrará una mayor garantía y protección del derecho a la vida y a la integridad física y moral de los ciudadanos que pudieran verse afectados (art. 15 de la Constitución), del derecho a la protección de la salud (art. 43 de la Constitución), del derecho a la intimidad personal y familiar en el propio domicilio (art. 18 de la Constitución) sin ingerencias de ningún tipo o naturaleza, interpretado en el sentido anteriormente señalado y, del derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado (art. 45 de la Constitución), así como a la mejor calidad de vida posible (Preámbulo de la Constitución); en consonancia con los principios conformadores del desarrollo como sostenible, según lo entienden, interpretan y regulan la Normativa de la Unión Europea y los Programas para la puesta en práctica de las políticas comunitarias.

Tercero.- Trasladar copia de la presente Resolución al representante en la Comunidad Autónoma del Gobierno (Excmo. Sr. Delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma de Andalucía), al Excmo. Sr. Consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía (considerando que afecta a competencias de varias Consejerías) y al Excmo. Sr. Alcalde-Presidente del Ayuntamiento de Huelva (en principio, por ser el municipio más directamente concernido, con independencia de que pudieran resultar otros interesados en formar parte del citado Consorcio si se constituyere) para que dispongan lo oportuno en orden a que se ponga en conocimiento de los Órganos competentes de las respectivas Administraciones la posible constitución del aconsejado Consorcio y/o en su caso se nos comunique la aceptación o rechazo de nuestra Resolución.”

3. Con posterioridad a la tramitación de este expediente de queja se abordó por esta Institución de nuevo el problema de la salud ambiental en la Ria de Huelva a raíz de la recepción de otro importante número de quejas que dieron lugar al dictado de una nueva Resolución, con fecha 7 de abril de 2006, en el seno del expediente de queja 04/2005, en la que se incluía un pormenorizado relato de lo acontecido en los años transcurridos desde la anterior intervención de la Institución (ver texto completo en el siguiente enlace:http://www.defensordelpuebloandaluz.es/sites/default/files/Info-06_pag_430-439.pdf).

La Resolución dictada en el expediente de queja 04/2005 reproducía las conclusiones y recomendaciones que ya fueron formuladas en 1999 y seguían sin ser atendidas -especialmente la que abogaba por la constitución de un consorcio entre las Administraciones implicadas-, añadiendo nuevas conclusiones que traían a su vez aparejadas diversas recomendaciones y sugerencias.

Una de estas nuevas conclusiones traía causa de la publicación por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en su informe denominado “Salud Informe Final”: (DIAGNOSTICO DE LA SITUACIÓN SANITARIA DEL ENTORNO DE LA RÍA DE HUELVA), en el que se señalaba lo siguiente:

Se ha realizado un estudio comparativo sobre el nivel de cuatro metales pesados (cadmio, cromo, níquel y cobre) y un metaloide (arsénico) en la orina de los habitantes de la Ría de Huelva (Huelva, Palos de la Frontera, Gibraleón, Moguer, San Juan del Puerto y Niebla) y los de otras siete capitales de Andalucía. Se han analizado 1085 muestras entre la población de la Ría de Huelva y 1085 en el resto de las capitales andaluzas.

En la población de la Ría de Huelva los valores medios de arsénico, cadmio, cromo, cobre y níquel fueron 2’04, 0’72, 0’820, 13’61 y 2’81 mg por g. de creatinina. Los valores de estos metales pesados y arsénico están dentro del intervalo que se considera normal en orina de poblaciones no expuestas a estos elementos, a saber, hasta 40, 2, 3’5, 50 y 6 mg par g. de creatinina para arsénico, cadmio, cromo, cobre y níquel, respectivamente.

En ninguna muestra de la población de la Ría de Huelva se sobrepasó el límite de arsénico y sólo en 2 muestras del resto de Andalucía se sobrepasó el límite arriba reseñado. En menos de 2’5% de la población de la Ría de Huelva o del resto de capitales andaluzas se sobrepasó el valor máximo arriba reseñado para cadmio, cromo y cobre. En el caso del níquel el número de muestras que superaron el máximo tanto en la población de la Ría de Huelva como en el resto de capitales andaluzas fue del orden de 10%.

Se concluye que actualmente no existen diferencias relevantes entre los niveles de arsénico, cadmio, cromo, cobre y níquel entre la población de la Ría de Huelva con respecto a otras provincias andaluzas o de España. Los niveles de metales pesados medidos en orina, que dan una idea de nivel de exposición a estos compuestos, a día de hoy no son peligrosos para la salud y no explican dicha sobretasa de mortalidad.

Se recomienda establecer un sistema de vigilancia de Salud Pública en la Ría de Huelva como plan de previsión.”

A la vista del contenido de este informe, se consideró oportuno plantear a la Delegación Provincial de la Consejería de Salud en Huelva Recomendación en el sentido de que, “por aplicación de lo establecido en los arts. 6, 7, 15 y 16, de la Ley 7/1998, de 15 de Junio, de Salud, se proceda a elaborar y establecer un plan de vigilancia epidemiológica con sometimiento al mismo de la población de los Distritos Sanitarios de la zona, población que por su lugar de residencia, estudio o escolarización o, trabajo pudiera encontrarse directamente expuesta a las emisiones-inmisiones de las industrias radicadas en la zona, debiendo actuar coordinadamente los órganos de la Consejería de Salud, con los de la Consejería de Medio Ambiente y con los de la Consejería de Empleo, (en materia de prevención de riesgos laborales) así como con el propio Ayuntamiento de la Ciudad”.

Asimismo, se formularon en el expediente de queja 04/2005 las siguientes Recomendaciones.

Cuarto.- Formular Recomendación a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva, en el sentido de que se proceda a adoptar iniciativa para la elaboración y aprobación de un Plan Territorial de Emergencias en la zona de Ría de Huelva y su entorno, dada la concurrencia en la misma de grandes instalaciones industriales y la afluencia a los atraques y puerto de la Ría (de interés general o estatal) de grandes buques de carga y descarga de productos peligrosos teniendo, en cuenta estos riesgos específicos.

Lo anterior con arreglo a los criterios establecidos en el Plan Territorial de Emergencias de Andalucía, aprobado por Acuerdo del Consejo de Gobierno de 13 de Octubre de 1999 y, en aplicación de lo establecido en la Ley 2/1985, de 21 de Enero, de Protección Civil (art. 9 y siguientes de la misma).

Quinto.- Formulamos Recomendación a las Autoridades Municipales de Huelva de que en el marco de la Agenda Local 21 del Municipio, se permitan las mayores cotas posibles de participación ciudadana, con el fin y objeto de facilitar a todos los sectores sociales, económicos y políticos de la sociedad onubense, en ejercicio democrático y cívico, la posibilidad de consensuar el desarrollo local como sostenible; conforme a los principios propuestos por el Concejo Andaluz para la Desarrollo Sostenible de Andalucía en el Siglo XXI, en relación con la aprobación de las Bases para la Agenda 21 de Andalucía, adoptados el 27 de Enero de 2006.

Entendemos que aquella participación activa, para definir la política medioambiental de la Capital y de la zona de influencia, con la debida coordinación y planificación, resultando conveniente que se proceda a la concienciación social y estamental, con la intención de diseñar las estrategias de desarrollo local (a nivel de cada municipio) en materia de desarrollo sostenible, y se proceda a la elaboración y aprobación de la Agenda Local 21, en desarrollo de los principios de la Conferencia de Río de Janeiro, de Junio de 1992 y, de las previsiones al respecto de la Carta de Aalborg, Dinamarca, el 27 de Mayo de 1994.

Consideramos que potenciar y permitir la participación ciudadana en ese sentido (a la búsqueda de un consenso) en materia de planificación de la gestión ambiental de la ciudad o de los municipios) constituye un cauce más adecuado que el pretendido por los promoventes de la queja 04/2005, (alternativa referéndum instada sobre la base de recogida de pliegos de firmas, por los diversos problemas o cuestiones puntuales que se plantean en la Ría: destino urbanístico de parcelas industriales; ampliación o modificación de central de energía eléctrica, etc.). Para actuar en el logro de ese marco de consenso mínimo, la Institución del Defensor del Pueblo Andaluz acepta llevar a cabo la labor mediadora instada por el Grupo Municipal IU-LV-CA, siempre y cuando sea a”ceptada aquella mediación por el Ayuntamiento de Huelva, respecto de cuya Alcaldía pedimos que se pronuncie sobre tal extremo expresamente, al contestar las presentes Resoluciones..

Sexto.- En el marco de las competencias netamente ambientales y dentro de las actuaciones del Plan de Calidad Ambiental de Huelva y su Entorno formulamos Recomendación a la Delegación Provincial de Medio Ambiente para que se lleven a cabo las medidas necesarias, actuando en coordinación, colaboración y cooperación con las restantes Administraciones Públicas (y si constituyese en el ámbito objetivo del consorcio que propugnamos), para el estudio y análisis de la situación de todas y cada una de las actividades ubicadas en el Polo Industrial de Huelva y su entorno, a la luz de lo establecido en la DIRECTIVA 96/61/CE, del Consejo de 21 de Septiembre, relativa a la prevención y control integrados de la contaminación, cuya Disposición Transitoria Primera (para las instalaciones ya existentes), obliga a la adaptación a aquella normativa antes del día 30 de Octubre de 2007, fecha en la que las instalaciones industriales deberán contar con la autorización ambiental integrada.

Técnica de coordinación en la prevención y control que redunda incidentalmente en la línea que, en cuanto a la gestión coordinada e integral desde el punto de vista ambiental, venimos propugnando de aquel espacio territorial (Ría de Huelva y Entorno), desde hace años.”

Algunas de las recomendaciones contenidas en esta Resolución fueron bien acogidas y aceptadas por las Administraciones destinatarias, mientras que otras no obtuvieron la misma receptividad y, o bien no fueron respondidas -caso de la dirigida al Ayuntamiento de Huelva- o fueron aceptadas sólo parcialmente y/o con importantes condicionamientos.

4. En paralelo a estas actuaciones de carácter global, esta Institución ha venido desarrollando actuaciones puntuales en relación a problemas o situaciones específicas relacionadas con la situación de salud y medio ambiental de la Ria de Huelva, como lo atestigua la tramitación de diversos expedientes de queja en relación con los vertidos de fosfoyesos a la Ria de Huelva por parte de la empresa Fertiberia, que concluyeron con la queja 08/2058 en la que se trataron específicamente los aspectos medioambientales del problema y se dictó con fecha 11 de diciembre de 2008 una Resolución (ver el texto completo en el siguiente enlace: http:// www.defensordelpuebloandaluz.es/content/autorizacion-ambiental-integrada-concedida-fabrica-de-acido-fosforico-y-abonos-fosfatados) centrada en la pervivencia de las licencias y permisos para la continuidad del vertido de estos residuos. Dicha Resolución concluía con la siguienteRecomendación:

En este sentido, en ejercicio de las facultades y atribuciones que a esta Institución confiere el Art. 29.1 de la Ley 9/1983, del Defensor del Pueblo Andaluz y considerando los argumentos ofrecidos por la Administración General del Estado, esta Institución considera pertinente formularle Recomendación a los efectos de que por parte de la Administración autonómica se inicien, a la mayor brevedad posible, los trámites necesarios para revocar la AAI concedida a la sociedad “FERTIBERIA, S.A.”

No obstante, dado que en estos momentos está siendo estudiada una nueva propuesta relativa a las concesiones de “FERTIBERIA, S.A.” en Huelva, entendemos que la Administración autonómica podría valorar la posibilidad de conceder una nueva AAI a dicha Sociedad, para el tiempo y en las condiciones que se contemplen en la concesión administrativa para la ocupación del dominio público marítimo-terrestre que, en su caso, se otorgue por la Administración General del Estado.

En cualquier caso, y para evitar los efectos negativos que en el empleo de la zona podría causar la paralización, inmediata o a corto plazo, de una industria de este tipo, esta Institución considera que desde la Administración de la Junta de Andalucía deberían propulsarse políticas tendentes a garantizar la ocupación de aquellos empleados que se pudiesen ver afectos por tal cierre.”

5. La persistencia de la conflictividad social en torno a esta cuestión quedó puesta de manifiesto con la recepción en esta Institución en abril de 2009 de un escrito, avalado por 25.000 firmas, demandando de las Administraciones públicas competentes, entre otras cuestiones, la elaboración de un “estudio epidemiológico desarrollado con todas las garantías temporales, técnicas y profesionales que determine las causas de la gran mortalidad por distintos tipos de cáncer y enfermedades que se dan en nuestra provincia”. Un escrito que dio lugar al inicio del presente expediente de queja, y del que a continuación relatamos sus principales actuaciones:

5.a. Con fecha 8 de febrero de 2011 se procedió por esta Institución al dictado de una Resolución que encontraba su fundamento en el análisis de distintos documentos e informes relacionados con la situación de salud pública en la Ría de Huelva y particularmente en las conclusiones extraídas del informe evacuado en noviembre de 2010, a petición de esta Institución, por la Escuela Andaluza de Salud Pública, bajo la dirección del Dr. Dapone Colina.

Dada la extensión de la resolución dictada nos remitimos para su lectura completa al siguiente enlace: (http://www.defensordelpuebloandaluz.es/ content/situacion-epidemiologica-de-la-ria-de-huelva) limitándonos a detallar a continuación el contenido de las Recomendaciones y Sugerencias formuladas a la, entonces, Consejería de Salud:

VI. SUGERENCIAS Y RECOMENDACIONES

a) En relación a la situación ambiental de la Ría de Huelva.

1. Continuar implementando el sistema de vigilancia en Salud Pública en la Ría de Huelva.

2. Actualizar el “Diagnóstico” o más específicamente, alguno de los estudios del “Diagnóstico”, considerando los años que han pasado, e incorporando las innovaciones y avances en el conocimiento y en las técnicas científicas de los últimos años. En esta ocasión siguiendo un marco teórico utilizable en salud pública, como la metodología norteamericana de “Evaluación de Salud Pública (Public Health Assessment)” de la ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry) del gobierno de los Estados Unidos, u otra similar (ya que se carece de una a nivel europeo), con un enfoque principal a evaluar el impacto en salud de la contaminación, y no tanto a evaluar las condiciones ambientales, promoviendo la participación ciudadana, en orden a mejorar la comunicación de los riesgos ambientales y a gestionar la incertidumbre científica, incorporar la información sobre la percepción del riesgo de los ciudadanos a la investigación y analizar los factores asociados a dicha percepción social, y promover la formación y educación en salud ambiental.

3. Organizar un programa continuo de biomonitorización de los niveles de exposición a contaminantes en la población, que contribuya a establecer niveles de referencia y posibilitar la detección precoz de daños a la salud.

4. Considerar la dieta como una posible fuente de exposición a sustancias contaminantes, y por tanto desarrollar los estudios pertinentes para evaluar la presencia de contaminantes en alimentos.

5. Dilucidar de forma más precisa la composición de las partículas, estudiando con precisión el impacto real de las mismas: bajo que condiciones climatológicas, con que frecuencia, con qué alcance, y en que lugares de la ría, impactan partículas finas y ultrafinas, y con que carga contaminante. A ello, para mejorar la evaluación del riesgo, debería añadírsele el estudio simultáneo en esas zonas de los niveles de exposición de la población, a través de biomarcadores.

6. Asimismo, deberían utilizarse las ventajas del marco normativo actual para hacer los estudios pertinentes de la exposición laboral en la industria de la ría, a la vista de los estudios preliminares.

7. Promover y potenciar las líneas de investigación en salud por las instituciones de la zona, tendentes a mejorar el conocimiento sobre la relación entre riesgos ambientales y efectos en salud.

8. Implicar a los/las profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía en la problemática de la ría, para que colaboren en su gestión, tanto desde el punto de vista de la vigilancia de la salud, como de la difusión y transmisión de información científicamente rigurosa y veraz a la población.”

b) En relación al exceso de mortalidad en el occidente de Andalucía, con fundamento en las conclusiones del Seminario de Algeciras, proponemos las siguientes recomendaciones:

Realizar estudios etiológicos de base individual que permitan identificar los principales factores causantes del exceso de mortalidad, y evitar aventurar hipótesis sin contrastar. Dichos estudios deberían considerar todos los factores posibles, estilos de vida, riesgos ambientales y laborales, factores socioeconómicos, la dieta, la calidad de la asistencia sanitaria, y otros.

Estudiar el posible impacto de la forma de desarrollo social y económico desde la perspectiva histórica y su posible impacto en la salud y mortalidad actuales. Promover la consideración del impacto de los factores sociales y económicos en la salud de la población.

Desarrollar una línea de investigación sobre el impacto de las condiciones de trabajo y riesgos laborales sobre la salud en Andalucía, dada la falta tan acusada de información. Asimismo, recabar información útil epidemiológicamente de los trabajadores de la industria.

Y en las zonas industrializadas desarrollar una estrategia de investigación en salud ambiental específica, coordinada entre salud y medio ambiente.”

5.b. En respuesta a la Resolución dictada por esta Institución, se nos trasladaron por parte de la entonces Consejería de Salud las siguientes consideraciones:

El propio informe de esa Institución en relación a esta queja da respuesta a la demanda presentada por la Plataforma Mesa de la Ría de Huelva de un "estudio epidemiológico sobre la ría de Huelva....desarrollado con todas las garantías temporales, técnicas y profesionales que determine las causas de mortalidad por distintos tipos de cáncer y otras enfermedades en la provincia de Huelva", justificado por conclusiones extraídas a partir del atlas de mortalidad publicado por la Universidad Pompeu Fabra y el ISCIII.

Esa Institución puso en conocimiento de la Plataforma que de todas sus pretensiones, solo sería objeto de tramite las referidas al estudio epidemiológico sobre la Ría.

Se trata del primer informe de esa Institución que hace referencia y analiza positivamente los múltiples informes y estudios sobre exposición a riesgos específicos y análisis del estado de salud de la población, realizados o promovidos desde la Consejería de Salud durante los últimos años en Andalucía, incluyendo las distintas áreas industrializadas. Su argumentación similar a la expuesta por parte de esta Consejería a las diferentes respuestas a preguntas parlamentarias, comparecencias parlamentarias de esta Consejera y del propio presidente de la Junta de Andalucía e informes de respuesta al Defensor del Pueblo a lo largo de estos años de los que se incluye, aunque sin citarlos, párrafos en su escrito.

Además de la referencia a los atlas de mortalidad mencionados, pone en valor los resultados de los siguientes estudios, informes, programas y herramientas para la vigilancia de la salud promovida o desarrolladas por la Consejería de Salud:

- Encuesta Andaluza de Salud 1999, 2003 y 2007, para conocer la percepción del estado de salud, prevalencia de principales problemas de salud y estilos de vida relacionados con la salud. Identifica sistemáticamente en provincias occidentales, mayor exposición a hábitos y estilos de vida, tabaquismo, alimentación, obesidad, relacionadas con diferencias territoriales observadas, en las localizaciones tumorales y a enfermedades cardiovasculares en estas provincias.

- Atlas de mortalidad de las capitales de Andalucía (1981-2005): analiza la mortalidad por secciones censales de las capitales andaluzas, sin encontrar un perfil especifico de mortalidad en las secciones censales de la ciudad de Huelva próximas a zonas identificadas de riesgo ambiental.

- Atlas de mortalidad interactivo de municipios de Andalucía: (AIMA 1981-2008). No identifican un patrón especifico de mortalidad por sexo, grupo de edad y causa en la ciudad de Huelva respecto a otras capitales de provincia.

- Estudio de mortalidad por cáncer en Huelva vs. resto de capitales andaluzas que concluye que la mortalidad en esta provincia tiene un patrón similar al resto de España y países europeos mas desarrollados.

- Estudio del nivel de exposición de la población de la ría de Huelva a metales pesados y metaloides, que concluye que en la actualidad no existen diferencias relevantes entre la población residente en la Ría de Huelva y el resto de capitales de Andalucía.

- Puesta en marcha del Registro de Cáncer de Andalucía, detallando el trabajo realizado por equipo de trabajo para la provincia de Huelva y con resultados de incidencia ya disponibles para las localizaciones tumorales mas frecuentes.

- Los estudios epidemiológicos realizados en la zona y disponibles para la ciudadanía en la página Web de la Consejería de Salud.

- Seminario sobre Estudios Epidemiológicos en el Suroeste Español y Zonas Industrializadas de Andalucía organizado por la Consejería de Salud en 2007 en Algeciras, con la participación de un nutrido grupo de profesionales de distintas CCAA pertenecientes diferentes administraciones, universidades y centros de investigación y docencia, con el objetivo de compartir información sobre los resultados de distintos estudios realizados o en marcha en Huelva y otras 2ona de Andalucía, contrastar las metodologías utilizadas, y avanzar en futuras lineas de investigación.

Las consideraciones que realiza el informe de esa Institución sobre la mortalidad concuerdan con las que se vienen realizando desde la Consejería de Salud, en el sentido de que "Los estudios geográficos de mortalidad presentan de forma consistente y desde hace años un patrón de mortalidad diferencial en España, siendo mayor en el sur de la península. Este "exceso de mortalidad" incluye a las provincias andaluzas de Cádiz, Huelva, Sevilla, y en menor medida, Málaga, además de otras provincias españolas del sur y del levante. Está documentado que este exceso de mortalidad existía ya en 1960, antes de que se crearan los polos industriales en Huelva y de Cádiz.

El exceso de mortalidad en las provincias occidentales se produce entre personas mayores de 65 años. En edades inferiores los municipios con exceso de mortalidad con respecto a la tasa de España, están fuera de las provincias occidentales. El diseño ecológico de estos estudios no permite identificar las causas implicadas.

En el mismo sentido, el informe de esa Institución concluye que la falta de evidencias definitivas sobre las causas de mortalidad en esta zona de Andalucía, no puede atribuirse a la pasividad de la Administración Sanitaria de Andalucía, destacando los siguientes avances:

- Plan Andaluz de Salud Ambiental en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente.

- Creación del Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía (OSMAN).

- Creación del Registro de Cáncer de Andalucía, con unidades provinciales.

- Introducción de nuevos sistemas de vigilancia de la mortalidad a través del Atlas Interactivo de Mortalidad de Andalucía (AIMA).

Las conclusiones sobre la situación ambiental en la Ría de Huelva proceden del Diagnóstico sobre la situación ambiental y sanitaria del entorno de la Ria de Huelva" realizado por el CSIC por encargo de la Consejería de Salud en 2004: Los niveles de los principales contaminantes son los habituales en las zonas urbanas andaluzas o españolas. La mayor frecuencia de episodios de ozono elevado es atribuible a la localización y condiciones climáticas. La presencia de sustancias químicas presentes en la zona son propias de áreas urbano-industriales con niveles ambientales dentro de la normativa y niveles de exposición de la población, para aquellas que se han medido, similares a otras ciudades de Andalucía.

"Según informes del organismo competente las balsas de fosfoyesos o las cenizas no representan un peligro desde el punto de vista de las radiaciones".

El informe de esa Institución también identifica algunos estilos de vida prevalentes que se alejan de pautas saludables y que como ocurre con el tabaco pueden interaccionar con contaminación ambiental y reforzarse mutuamente.

También pone de manifiesto el cumplimiento por parte de la Junta de Andalucía con las recomendaciones del "Diagnóstico" sobre la creación de un sistema de vigilancia en salud pública en la Ría de Huelva, con la creación del Registro de Cáncer, OSMAN, AIMA y otros sistemas de vigilancia de la salud.

Sobre el exceso de mortalidad en provincias occidentales, el informe de esa Institución es también coincidente con las conclusiones de estudios e informes precedentes de la Consejería de Salud, en el sentido de que es un fenómeno descrito desde hace décadas, antes de la existencia de polos industriales, sin que se haya detectado una asociación entre municipios con mayor mortalidad y presencia de industria contaminante. Las causas implicadas con la información disponible, sugiere que pueden ser múltiples, debidas a la combinación de factores sociales, ambientales, estilos de vida, ocupacionales, servicios, errores o limitaciones metodológicas empleadas.

La mayor parte de las recomendaciones recogidas en el informe del Defensor del Pueblo, en las que la Consejería de Salud estaría directamente implicada en su aplicación, van en la linea de acciones que ya se vienen desarrollando en la actualidad o encargadas para su desarrollo a partir de este año.

- Continuar implementando sistemas de vigilancia: A los ya señalados anteriormente habría que añadir la implantación en 2010 del Sistema de Información para la Vigilancia de la Salud en Andalucía (SIVSA), la Implantación en 2011 del Sistema de Información para la Vigilancia Microbiológica en Andalucía (SIVMA) y del Sistema de Información para nuevos diagnósticos de Vib en Andalucía (SiVIhDA).

- Actualizar el "Diagnóstico": Está previsto por !a Consejería de Salud realizar un nuevo estudio de exposición a metales pesados y metaloides en poblaciones residentes en zonas industrializadas de Andalucía (Campo de Gibraltar y Huelva) similar al realizado en 2004.

- Programa de biomonitorización: Además de la biomonitorización de la exposición a metales pesados descrito anteriormente, está previsto iniciar en 2011 en colaboración con la EASP y la Universidad de Huelva un estudio de biomarcadores relacionados con la exposición a Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs) en una muestra de la población de Andalucía.

- Realización de estudio etiológicos: La Consejería de Salud tiene previsto iniciar en 2011, en colaboración con la Universidad de Huelva, estudios etiológico de casos y controles en provincias occidentales de Andalucía, que permita identificar los principales factores (estilos de vida, riesgos ambientales, ocupacionales, socioeconómicos, dieta, servicios sanitarios) que puedan estar asociados a las principales causas de morbimortalidad en la zona, especialmente para las localizaciones tumorales relevantes como el cáncer de pulmón, vejiga, mama, etc.

- Realización de estudios que evalúen el posible impacto del desarrollo social y económico en la mortalidad, desde una perspectiva histórica: La Universidad de Cádiz, por encargo de la Consejería de Salud ha finalizado un estudio el análisis de la mortalidad en la Comarca del campo de Gibraltar desde una perspectiva histórica social del territorio y la industrialización ("Mirar al pasado para explicar el presente: Un ejercicio de epidemiología social"). Esta previsto iniciar en 2011 un estudio similar en la provincia de Huelva.

Y por último también está previsto iniciar por encargo a la Escuela Andaluza de Salud Pública un estudio de edad, periodo, cohorte, con el objetivo conocer la influencia de estas variables (efecto cohorte) en la tendencia de la tasa de mortalidad masculina y femenina de las principales causas de mortalidad en las provincias de Andalucía durante el periodo 1981-2009.”

5.c. Frente a esta respuesta, la plataforma promotora del presente expediente de queja formuló las siguientes alegaciones:

Que pesar de la voluntad de la consejería de salud en realizar un registro de mortalidad en las provincias occidentales, y promover iniciativas, a desarrollar por varias entidades como la Escuela Andaluza de Salud; desde Plataforma de la Mesa de la Ría queremos hacer ciertas consideraciones encaminadas a sensibilizar a dicha consejería, y a los expertos implicados, sobre la necesidad de establecer el papel real (causa-efecto) que los niveles de contaminación ambiental (1-3) tienen sobre la salud de los residentes de los municipios de la ría de Huelva:

- En su respuesta se sugiere una explicación sobre la mayor incidencia de tumores en las provincias occidentales, especialmente en Huelva, alegando que en éstas existe una mayor incidencia de malos hábitos (tabaquismo y alcoholismo) y estilos de vida (peor alimentación) perjudiciales según la encuesta de salud 1999, 2003 y 2007 a la que se hace referencia. Sin embargo, este estudio no está diseñado para poder observar este tipo de reacciones ya que i) No existen datos sobre incidencia o prevalencia de cáncer sobre los mismos individuos sobre los que se realiza la encuesta, ni datos sobre la muestra estudiada que ayuden a establecer este tipo de correlaciones de forma fehaciente, y ii) Aunque es cierto que el consumo de tabaco y alcohol ha sido elevado décadas atrás en Huelva y que, además, se han establecido mecanismos de carcinogenosis de ciertos componentes del humo del tabaco, los estudios sobre tabaquismo indican que la edad de comienzo al consumo de tabaco no es diferente en Huelva que en el resto de provincias andaluzas desde el año 1999. Además la prevalencia de personas que fumaban en el 1999 en Huelva era inferior al registrado en el resto de provincias según los datos de dicha encuesta, Por otra parte, los hábitos sobre consumo de alcohol en Huelva no eran superiores en el 2003 a otras provincias orientales como Almería y Granada, y en 2007 habían disminuido hasta situarse muy por debajo de otras provincias andaluzas orientales tales como Jaén, Granada o Almería. De igual modo el porcentaje de la población con sospecha de alcoholismo era inferior a las de Almería y Córdoba, situándose en 2007 en una de las más bajas de Andalucía. Estos datos podrían estar relacionados (aunque no está probado) con una mayor frecuencia de cáncer en Huelva antes de la implantación del polo químico, pero no justificarían el mantenimiento de esa incidencia recientemente (teniendo en cuenta que el tiempo de incubación de un tumor es de al menos una década). Además, esos datos nunca han tenido en cuenta la contaminación por metales pesados que la ría de Huelva soporta desde hace décadas por la actividad minera y la consecuente entrada en la cadena trófica por la actividad pesquera tradicional de la zona. Esta situación de contaminación se ha agravado con la implantación del polo químico, al principio por el vertido realizado directamente a la ría de fosfoyesos, ricos en metales pesados, y más tarde, por la falta de aislamiento de estos residuos cuando fueron apilados en las marismas de Mendalla, produciéndose hasta la fecha escapes a la ría por el efecto de las mareas y las aguas de lluvia. La biodisponibilidad de estos metales (4-5) junto al mantenimiento de una pesca deportiva muy importante en esas aguas sigue siendo un factor de riesgo no estudiado. Hay que tener en cuenta que la genotoxicidad por metales pesados está bien documentada (6) y también se ha observado en mamíferos que viven cerca de la ría (7).

También es cierto que la prevalencia de obesidad u otros factores de riesgo cardiovascular, son, en 2007, superiores al resto de provincias, pero no era así en 1999 ni en 2003, por lo que se trata de una tendencia reciente que pudiera explicar unas tasas superiores actualmente de muerte por enfermedad cardiovascular y por tanto difícilmente asociada a la incidencia de cáncer que se registra en Huelva desde mucho antes.

En cuanto a la alimentación, solo existen datos para el 2007. Teniendo en cuenta las variaciones en el modo de vida ocurridas desde hace varias décadas, es de suponer que los hábitos alimentarios hayan sufrido también variaciones, y por tanto, no son datos válidos para hacer correlaciones como las inferidas por la consejería.

- En cuanto a los conclusiones de los atlas de mortalidad por cáncer a los que se hace referencia, están en contraposición con los datos publicados por el CSIC y la UPF (8-9). Esta situación requiere de explicaciones contundentes que aclaren esta confusión, o bien, de estudios independientes que confirmen o desmientan esta disparidad. Queremos hacer hincapié en la importancia que pueda tener la movilidad de la población, aspecto que debería tenerse en cuenta como covariable del estudio.

- Referente a los estudios llevados hasta ahora sobre la exposición de la población a metales pesados o metaloides (10-11) quisiéramos llamar la atención de que, como sus propios autores indican, no sirven para evaluar la ingestión de pocas cantidades de estos tóxicos a lo largo de varios años (situación que nunca se ha tenido en cuenta en la hipótesis de trabajo). Es necesario realizar estudios enfocados a determinar la carga total de metales pesados (tejidos de crecimiento lento y no orina) en individuos que residan en la zona (no un año sino décadas) y hacer estudios retrospectivos y prospectivos de asociación de esas cargas con la incidencia de cáncer en esos mismos individuos.

Por otro lado, sería conveniente realizar estudios sobre contaminación de metales pesados y biodisponibilidad en productos de consumo habitual procedentes del entorno de la ría de Huelva, poniendo especial atención a las capturas que se efectúan en la misma ría por cientos de pescadores deportivos a lo largo de todo el año y que son consumidos sin ningún tipo de control.

- En cuanto a la conclusión del CSIC sobre el estado ambiental de la ría de Huelva, de que los niveles de los principales contaminantes son los habituales en las zonas urbanizadas e industrializadas andaluzas, se entiende que existen otras zonas con niveles contaminantes peligrosos en Andalucía ya que, en el informe se especifica que: Los ciudadanos de Huelva respiran aire no apto durante 60 días al año, quedando demostrado que en al menos 27 de esos días el origen de esas partículas es industrial. Esas partículas están constituidas fundamentalmente por S04, cobre, titanio, zinc, fosfato y arsénico (este último con concentraciones hasta 16 veces superiores al valor máximo permitido por la normativa europea). Nosotros agradeceríamos a la administración que tuviera en cuenta la peligrosidad, según la normativa actual, de esta situación. Además se tendría que tener en cuenta las consecuencias de respirar partículas en suspensión provenientes de las balsas de fosfoyesos. Estas partículas emiten fundamentalmente radiación alfa que puede ser muy peligrosa cuando se hace directamente al pulmón

- En cuanto a la peligrosidad radiológica de las balsas de fosfoyesos ha quedado demostrado que es inocua per se a la población por la distancia y el tipo de radiación emitida, sin embargo, nunca se ha tenido en cuenta el impacto que estos depósitos pudieran tener en la población debida a; i) la inhalación de material proveniente de estos depósitos (las balsas están abiertas al cielo y en épocas secas el viento arrastra visiblemente partículas - véase punto anterior-) ii) la asimilación de sus componentes a través de la cadena trófica tal y como podrían apuntar ciertos estudios muy recientes de la Universidad Onubense sobre la acumulación de Uranio radioactivo en uñas en individuos que viven en Huelva y no en otros individuos de la comunidad andaluza (Alguacil y cols. Comunicación personal). Hay que tener en cuentan que estas balsas son bañadas por las mareas a diario y que el agua de lluvia acarrea también materiales a la ría, detectándose contaminación peligrosa en extensiones enormes del estuario (12) con el consiguiente peligro de entrar en la cadena trófica (4). La incorporación de elementos radioactivos a los tejidos aumentan considerablemente la posibilidad de desarrollar procesos cancerígenos.

- Por ultimo queremos instar a la Consejería a promover también el estudio de la incidencia y su relación real con la contaminación ambiental de otras enfermedades (infertilidad, hipersensibilidad química, etc.) que pudieran estar provocadas por la contaminación derivada de la actividad industrial de la zona.”

5.d. Trasladadas a la Consejería de Salud las alegaciones formuladas, por parte de la misma se nos ofreció la siguiente respuesta:

Tras el estudio y valoración del nuevo escrito presentado por la Mesa de la Ría de Huelva en esa Institución el pasado mes de noviembre de 2011, debo transmitirle que las consideraciones a realizar son las mismas que ya se dieron en nuestra respuesta anterior de 28 de julio de 2011.

Ponemos de nuevo de manifiesto el cumplimiento por parte de la Junta de Andalucía con las recomendaciones del "Diagnóstico" sobre la creación de un sistema de vigilancia en salud pública en la Ría de Huelva, con la creación del Registro de Cáncer, OSMAN, AIMA y otros sistemas de vigilancia de la salud, así como el resto de recomendaciones que hizo esa Institución y que nuestra Consejería viene desarrollando desde entonces. Para mostrarlo, entendemos relevante actualizar los avances alcanzados desde entonces en los estudios epidemiológicos realizados por la Consejería de Salud en áreas industrializadas.

Los nuevos estudios iniciados en 2011 y 2012 por esta Consejería son:

1.- Estudio sobre la exposición de la población de la Ría de Huelva y del Campo de Gibraltar a arsénico y metales pesados presentes en el medio ambiente de la zona. Tiene como objetivo determinar el nivel de exposición a metales pesados y metaloides (arsénico, cadmio y níquel) de la población residente en la Ría de Huelva, en comparación con los habitantes del resto de capitales de las provincias de Andalucía, utilizando la orina como marcador biológico de exposición. Similar al realizado en 2004 (Escuela Andaluza de Salud Pública).

2.- Biomonitorización de contaminantes ambientales en Andalucía, mediante la determinación de la concentración de COPs en muestras biológicas. Estudio de biomarcadores relacionados con la exposición a Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs) en una muestra de la población de Andalucía, con el fin de disponer de información sobre la distribución poblacional de las concentraciones de los principales COPs para poder contribuir al control de sus efectos adversos. En colaboración con la EASP y la Universidad de Huelva.

3.- Tendencias, de mortalidad en Andalucía según grupo de edad, periodo de defunción y cohorte de nacimiento durante el periodo 1981-2009. El objetivo es conocer la influencia de estas variables (efecto cohorte) en la tendencia de la tasa de mortalidad masculina y femenina de las principales causas de mortalidad en las provincias de Andalucía durante el periodo 1981-2009. Escuela Andaluza de Salud Pública.

4.- Estudio de evaluación del impacto del desarrollo social y económico en la mortalidad, desde una perspectiva histórica en la provincia de Huelva. Estudio similar al realizado en la provincia de Cádiz.

5.- Estudios de caso-control sobre cáncer de pulmón, vejiga y mama en las provincias Huelva-Sevilla-Cádiz. En colaboración con la Universidad de Huelva. Su objetivo es valorar el impacto sobre el riesgo de padecer los tres tipos de cáncer de factores medioambiente, exposición laboral, diferencias socioeconómicas, uso de los servicios de salud, hábitos tóxicos, factores genéticos, disruptores endocrinos, etc. (J. Alguacil, et al. UH)”

6. De las posiciones adoptadas tanto por la Administración competente, como por la plataforma promotora del expediente de queja, y de las que hemos dejado expresa constancia en los textos transcritos, se deduce que la principal controversia se centraba en determinar si los diversos estudios e informes realizados en los últimos años en torno a la salud pública en la Ría de Huelva resultaban suficientes para dilucidar de una forma clara y definitiva el debate en torno a cuales eran las causas que explicaban la mayor mortalidad y peor salud detectada en la provincia de Huelva en relación a otras provincias.

En particular, el debate se centraba en dilucidar el grado de incidencia que podría tener en tales índices de morbi mortalidad la contaminación procedente del Complejo Industrial radicado en la Ria onubense, existiendo opiniones claramente discrepantes entre las partes sobre las conclusiones que cabía extraer a tal respecto de los diversos informes y estudios analizados.

Asimismo, se cuestionaba si los estudios e informes realizados resultaban suficientes a tal efecto y si las medidas de control y vigilancia adoptadas por la Administración eran adecuadas para evitar y prevenir situaciones de riesgo para la salud pública derivadas de la contaminación industrial.

Antes esta tesitura, y valorando la trascendencia del tema debatido desde el punto de vista de la preservación de la salud pública, esta Institución adoptó la decisión de encargar a la Sociedad Española de Epidemiología la elaboración de un Dictamen en el que, tras analizar toda la información y documentación existente al respecto se hiciera un pronunciamiento expreso sobre las siguientes cuestiones:

  • Establecer si en la población de la Ría de Huelva existe mayor mortalidad y peor estado de salud que en el resto de Andalucía y el conjunto de España.

  • Si se confirma un peor estado de salud de la población de la Ría de Huelva, sugerir y valorar la contribución de posibles factores explicativos de dicho estado y realizar recomendaciones para paliarlos.

7. El Dictamen fue elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología y entregado a esta Institución en mayo de 2014.

Se adjunta copia del texto integro como documento anexo, pudiendo además consultarse el mismo en nuestra página web a través del siguiente enlace:http://www.defensordelpuebloandaluz.es/content/informe-epidemiologico-ria-de-huelva

Como se especifica en el propio Dictamen su foco se ha centrado en “elaborar con mayor detalle algunos aspectos del informe del Dr. Daponte y actualizar la información disponible desde su publicación”. En consecuencia, el cuerpo del Dictamen se dedica a actualizar la nueva información accesible en el período 2010-2013, empezando por el estado de salud (mortalidad y morbilidad) y continuando con sus condicionantes, tanto sociales (privación material), como de estilos de vida y medioambientales.

El dictamen concluye valorando el total de la información disponible, formulando conclusiones sobre los temas tratados, y realizando recomendaciones para mejorar el estado de salud y el medioambiente de la zona.

A los antecedentes que acabamos de exponer le resultan de aplicación las siguientes:

CONSIDERACIONES

Primera. De las conclusiones y valoraciones del Dictamen.

El Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología incluye las siguientes conclusiones:

4. CONCLUSIONES DEL DICTAMEN

De la información específicamente incluida en este dictamen se derivan las siguientes conclusiones:

1. En el periodo 1975-2011, la mortalidad general de los hombres y de las mujeres residentes en la provincia de Huelva, a pesar de presentar una tendencia decreciente, ha sido consistentemente mayor que la mortalidad del conjunto de España. Esta mayor mortalidad es más marcada en los hombres que en las mujeres, y se observa en la mayoría de las enfermedades que son causa frecuente de muerte en España, como la enfermedad coronaria del corazón, el ictus o los tumores malignos.

2. La mortalidad general y por las principales causas de muerte en el año 2010 es mayor en la población de la Ría de Huelva que en el conjunto de la población española. En los hombres, esta mayor mortalidad se observa en residentes de la ciudad de Huelva a partir de la edad de 15 años, mientras que en el resto de municipios de la Ría se observa principalmente a partir de los 65 años de edad. En las mujeres, la mayor mortalidad afecta a las personas de 45 y más años tanto en la ciudad de Huelva como en el resto de municipios. Esta mayor mortalidad en la Ría de Huelva se debe a las principales causas de muerte, como las cardiovasculares, el cáncer, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la cirrosis. Entre los hombres jóvenes de la ciudad de Huelva, el SIDA ha contribuido de forma destacada a la mayor mortalidad.

3. Huelva y el resto de Andalucía Occidental han mostrado tradicionalmente peores condiciones de vida que el conjunto de España. Análisis recientemente realizados e incluidos en este dictamen ponen de manifiesto que las diferencias en un índice de privación social entre secciones censales pueden contribuir a explicar la mayor mortalidad en la ciudad de Huelva. En concreto, las secciones próximas a los ríos Tinto y Odiel, y en particular las de mayor privación social, presentan mayor mortalidad general y por las principales causas de muerte. La reducción de la desigualdad social entre dichas secciones podría contribuir a reducir las diferencias de mortalidad entre la ciudad de Huelva y el conjunto de España.

4. La población de la provincia de Huelva presenta una alta frecuencia de tabaquismo, con una tendencia de aumento desde 2003, bajo consumo de frutas y verduras, y una mayor prevalencia de obesidad en los hombres, en comparación con el resto de Andalucía. La frecuencia de estos factores de riesgo conductual es mayor que la del conjunto de España, y puede contribuir a la mayor mortalidad en Huelva. Se observa la existencia de una destacada desigualdad social en el tabaquismo. Los hombres sin estudios o con estudios primarios presentan un riesgo mucho más elevado que los universitarios, mientras en las mujeres la situación es la inversa. Respecto a la obesidad, en las mujeres se identifica un gradiente social inverso, de forma que las mujeres sin estudios o con estudios primarios tienen una prevalencia mucho más alta que las universitarias. La reducción de las desigualdades sociales en estos factores contribuiría a mejorar el estado de salud de Huelva.

5. Desde la terminación del dictamen del Dr. Daponte unos pocos estudios han proporcionado información adicional sobre la situación medioambiental de la Ría de Huelva, y en particular sobre los niveles de exposición de la población a contaminantes ambientales con potencial efecto nocivo para la salud.

a. Respecto a las fuentes de la contaminación atmosférica, en la actualidad el tráfico es el principal factor contribuyente antropogénico directo y parece asociarse a ingresos hospitalarios por enfermedades cardiovasculares y respiratorias con la misma magnitud que en otras ciudades mediterráneas.

b. Los niveles de arsénico en aire cumplen con la normativa europea actual (promedio anual menor a 6 ngAs/m3 de PM10), pero niveles elevados de arsénico en días puntuales podrían ser perjudiciales para la salud de la población.

c. Los estudios disponibles sobre niveles de metales en la población general no permiten concluir sobre una posible exposición subcrónica a metales de origen ambiental.

d. Los metales biodisponibles en la Ría de Huelva afectan a la salud de las dos especies de peces estudiadas con mayor detalle (dorada y lenguado), y la acumulación de metales en su tejido muscular (parte comestible) en algunos casos han superado los valores de las normativas vigentes en su momento (plomo), y en otros casos no (cinc, cobre, cadmio).

e. Resultados preliminares de dos estudios transversales indican una posible asociación entre niveles de algunos metales pesados y menor rendimiento intelectual en niños onubenses.

f. Estudios sobre salud laboral muestran algunos efectos en la salud por exposición a sustancias químicas, mientras que el riesgo laboral por exposiciones físicas (radioactividad) sería irrelevante.

g. Los estudios publicados sobre la relación entre mortalidad por cáncer y proximidad de residencia a focos industriales no muestran asociaciones relevantes en el caso de Huelva. Concretamente en relación con la balsa de fosfoyesos, las asociaciones más destacadas se identifican con el nivel de privación de la sección censal y no con la cercanía a las mismas. A mayor privación de la sección censal mayor riesgo de muerte por cáncer.”

Asimismo, el Dictamen realiza la siguiente valoración del conjunto de la información disponible sobre el estado de salud y sus condicionantes en la Ría de Huelva:

“5. VALORACIÓN DEL CONJUNTO DE LA INFORMACIÓN DISPONIBLE SOBRE EL ESTADO DE SALUD Y SUS CONDICIONANTES EN LA RÍA DE HUELVA.

El conjunto de los datos disponibles, presentados en el informe previo del Dr. Daponte y los nuevos resultados de este dictamen, muestran que, en comparación con el conjunto de España, existe una mayor mortalidad general y por las principales causas de muerte en el occidente andaluz, y en la provincia y Ría de Huelva. La mayor mortalidad en la provincia y sobre todo en la ciudad de Huelva ya se observaba (especialmente en los hombres) con anterioridad a la implantación y desarrollo del polo industrial en la zona (Blanes, 2007; Escolar-Pujotar, 2012b). Por otro lado, aunque la mortalidad en la Ría ha sido consistentemente superior a la del conjunto de España a lo largo del tiempo, es de destacar que ha experimentado un descenso gradual y continuo en las últimas décadas, tanto para la mortalidad general como para las principales enfermedades y causas de muerte. Ello, sin embargo, no aminora la relevancia de que en algunos municipios de la Ría, y en especial en la ciudad de Huelva, la mortalidad en los hombres desde los 15 años de edad sea mayor que la del total nacional. Además, que una situación similar se observe en otras zonas de Andalucía, incluidas algunas capitales de provincia, tampoco resta importancia a esta observación, aunque sugiera que las causas puedan no ser específicas de la ciudad de Huelva. Por último, dado que este fenómeno se observa en población joven, es poco probable que la mayor mortalidad se deba a causas que actuaran solo en el pasado lejano; de hecho, este hallazgo sugiere que los factores responsables de la mayor mortalidad están todavía presentes.

Se desconocen las razones concretas de la mayor mortalidad de la Ría de Huelva. Esta zona ha padecido tradicionalmente una mayor pobreza y peores condiciones de vida que el conjunto de España Además, estos condicionantes sociales continúan manifestándose a través de estilos de vida nocivos para la salud, como la alta frecuencia de tabaquismo, la baja ingesta de frutas y verduras, y la elevada prevalencia de obesidad, entre otros factores conductuales. Hay evidencia de que estos condicionantes sociales siguen afectando a la mortalidad al menos dentro de la ciudad de Huelva, donde las secciones censales de mayor privación social presentan mayor riesgo de muerte. De hecho, cuando se tiene en cuenta simultáneamente tanto la localización geográfica de la sección censal (eg., proximidad a la balsa de fosfoyesos en el sureste de la ciudad, o la residencia en el sur de la ciudad que está más próxima al polo industrial) como la privación social, es esta última variable la que explica la mayor parte de las diferencias de mortalidad entre secciones (Santos Sánchez, 2013). Todo ello sugiere que el abordaje de las desigualdades sociales en salud a través de las acciones recomendadas por la Comisión para Reducir las Desigualdades Sociales en Salud en España (2010) debería ser un objetivo prioritario para lograr acercar la mortalidad de la Ría de Huelva a la del conjunto de España.

Un motivo de preocupación ciudadana es si las actividades industriales de la zona, y la contaminación resultante, pueden ser responsables de la mayor mortalidad en la población de la Ría. Los estudios realizados hasta ahora sugieren que los niveles ambientales de la mayor parte de los contaminantes potencialmente nocivos para la salud son similares a los encontrados en otros entornos urbanos de Andalucía y resto de España o se encuentran por debajo de los límites legales o de los niveles guía habitualmente aceptados. Sin embargo, sería útil actualizar los estudios que conformaron el Diagnóstico Ambiental de la Ría de Huelva. Por un lado, porque se realizaron hace más de 10 años, y es posible que la situación medioambiental haya cambiado desde entonces. Por otro lado, porque en varios de dichos estudios no se reportó la tasa de respuesta (relación entre el número de personas que fueron invitadas a participar en el estudio, y el número de personas que aceptaron participar). Dicho dato es necesario para evaluar la ausencia de sesgos, y por lo tanto la validez del estudio y de sus conclusiones. Estudios con tasas de respuesta bajas pueden no ser representativos de la población de interés, ya que las personas que aceptan participar en los estudios pueden tener diferente estado de salud, o de exposición a factores de riesgo, que las que no participan.

Por otro lado, en el caso de la población de Huelva, el agente contaminante más relevante por la magnitud de su presencia (Sánchez-Rodas y cois, 2007; Sánchez de la Campa y cois, 2011) y por sus efectos en salud es el arsénico inorgánico. En el año 2005, el nivel de arsénico en las PM10 se elevó hasta los 10,6 ng/m3, por encima de los 6 ng/m3 de PM10 recomendado por la UE. El patrón sincrónico de las elevaciones en la concentración de arsénico en las PM10, PM2,5 y PM1 con las elevaciones de S02 indican un origen industrial. Además, un hecho a tener en cuenta son los cortes en el suministro eléctrico que provocaban el "venteo" de las zonas de fundición, creando nubes tóxicas que impactan posteriormente en la ciudadanía. Un ejemplo reciente se vivió en la ciudad de Huelva el 5 de octubre de 2012. Eventos de este tipo están recogidos en la hemeroteca, siendo sobre todo un hecho habitual en la década de los 80. En el estudio del CSIC y de la Consejería de Medio Ambiente de Andalucía (2006) se midió arsénico total en orina, que refleja bien la cantidad de arsénico de origen orgánico, pero que no se correlaciona con el arsénico inorgánico, que es el relevante desde el punto de salud pública. La única excepción en la que el arsénico total en orina refleja exposición a arsénico inorgánico es en poblaciones expuestas al arsénico inorgánico que no coman pescado ni marisco. Por último, la matriz empelada (orina) sólo captura (con la excepción del cadmio) exposición a corto plazo, altamente influenciable por la dieta, y no aporta luz a la posible acumulación de metales pesados en la población de estudio. Por lo tanto, teniendo en cuenta las limitaciones enumeradas, las conclusiones del mencionado estudio deben ser interpretadas con cautela, reconociendo que no resuelven todas las incertidumbres sobre las consecuencias para la salud derivadas de la exposición a metales en la población del entorno de la Ría de Huelva.

Por último, hasta ahora el grueso de las investigaciones de carácter ambiental realizadas se ha centrado en los niveles de contaminantes derivados de las actividades industriales en el aire, aguas, sedimentos y suelo de la zona de la Ría de Huelva, así como en el estudio detallado de los contaminantes en la denominada balsa de fosfoyesos. Sin embargo, son todavía muy escasos los estudios con un carácter más sanitario, es decir que informen del grado en que dichos contaminantes están llegando a la población, y, en caso afirmativo, cuáles son las vías o rutas de exposición y cuáles son los efectos sobre la salud. Estas investigaciones deben considerarse prioritarias en un futuro inmediato. Existen varias investigaciones en marcha que combinan información sanitaria y ambiental, financiados por el Instituto de Salud Carlos III (CIBERESP) y por la Consejería de Salud de Andalucía. Por un lado, un estudio de casos y controles sobre las localizaciones tumorales más frecuentes, coordinado por investigadores de la Universidad de Huelva y de los hospitales Juan Ramón Jiménez, Infanta Elena, y Comarcal de Riotinto integrado en el estudio Multicaso-Control sobre Cáncer (MCC), que permitirá comparar diferencias en el papel de diferentes factores de riesgo para cáncer entre Huelva y otras áreas de España, especialmente para cáncer de mama, cobrrectal y próstata. Y un estudio caso-control adjunto a éste último que comparte sus controles poblacionales y permitirá estudiar los principales factores de riesgo para cáncer de vejiga en Huelva. Por otro lado también están en marcha dos estudios sobre biomonitorización de diferentes contaminantes en la población, uno de ámbito andaluz, y otro específico para el área de la Ría de Huelva, financiados en su totalidad por la Consejería de Salud de Andalucía, y coordinados por investigadores de la Escuela Andaluza de Salud Pública. No obstante, con independencia de lo que estos estudios obtengan en el futuro, es razonable pensar que el estado de salud de la población de la Ría de Huelva (en especial de las personas más vulnerables como los ancianos y enfermos crónicos) podría mejorar si se redujera la exposición a algunos contaminantes ambientales.

A la vista de todas las consideraciones anteriores, compartimos la conclusión general del informe elaborado por el Dr. Daponte, según la cual la información disponible sugiere que el exceso de mortalidad en la Ría de Huelva puede deberse a una combinación de factores sociales, ambientales, de estilos de vida y laborales. Sin embargo, que no se hayan identificado las causas concretas de la mayor mortalidad en esta zona no impide que se adopten las medidas necesarias para mejorar su estado de salud y aproximar su mortalidad hasta la del conjunto de España, mediante las intervenciones apropiadas sobre los condicionantes conocidos del estado de salud de cualquier población.”

Segunda. De las recomendaciones del Dictamen.

El Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología concluye con las siguientes recomendaciones:

6. RECOMENDACIONES

Compartimos las recomendaciones realizadas por el Dr. Daponte en su informe previo, que además están en la línea de las sugeridas en el llamado seminario de Algeciras: "Estudios Epidemiológicos en el suroeste español y zonas industrializadas de Cádiz y Huelva" (OSMAN, Consejería de Salud de Andalucía, 2007). Estas recomendaciones son en buena parte coincidentes con las realizadas por este mismo grupo de trabajo de la SEE para el caso de la población de El Campo de Gibraltar (Alguacil y cols, 2013). No obstante, de forma más específica, recomendamos lo siguiente;

1. Desarrollar las acciones sugeridas por la Comisión para Reducir las Desigualdades Sociales en Salud en España. De hecho, la reducción de desigualdades sociales en salud en el área de la Ría de Huelva será un instrumento clave para acercar la mortalidad de la población residente en la misma a la del conjunto de España. Las acciones a desarrollar deber orientarse según el principio de "salud en todas las políticas" para conciliar el progreso económico y el respeto al medio ambiente.

2. Mejorar la transmisión de información a la población general y a los colectivos profesionales sobre los efectos conocidos de la contaminación medioambiental sobre la salud. Es deseable poner en marcha un sistema ordenado de difusión a la ciudadanía de este dictamen y de los nuevos conocimientos que se vayan generando sobre el estado de salud de la población de la Ría de Huelva. Una iniciativa concreta puede ser la constitución de un Foro de Salud Pública de la Ría de Huelva, que suponga un canal estable de comunicación e intercambio de información sanitaria entre los distintos organismos de la Junta de Andalucía y los grupos y asociaciones ciudadanas más representativos de la sociedad civil de Huelva.

3. Realizar un estudio epidemiológico a gran escala no respondería con suficiente confianza a las preguntas planteadas por la población general sobre la identificación de los factores causales que contribuyeron en el pasado lejano al exceso de mortalidad en el área de la Ría de Huelva, y la magnitud de dicha contribución. Sin embargo, con vistas al futuro, sí que podría ser útil poner en marcha un estudio epidemiológico de carácter prospectivo, con especial énfasis en la biomonitorización de los contaminantes en los habitantes de las áreas de interés para determinar la exposición real de la población, e integrar en dicho estudio de cohortes pequeños estudios anidados en colaboración con las autoridades responsables de la vigilancia de la contaminación ambiental para evaluar el impacto de las emisiones contaminantes sobre los niveles de dichas sustancias en la población. Además se podrían integrar estudios anidados en colaboración con grupos de investigación que estudian la entrada de contaminantes en la cadena trófica con trazadores medidos en la fauna y flora del área de interés, añadiendo la interrelación de dicha fauna y flora con la población humana. A largo plazo, el estudio prospectivo permitiría concluir si, después de tener en cuenta la existencia de posibles desigualdades sociales, las personas expuestas a mayores niveles de contaminantes ambientales presentan mayor probabilidad de desarrollar algunas enfermedades.

4. Evaluar el coste de la restauración de la zona minera para frenar el drenaje de aguas acidas de las minas abandonas a los Ríos Tinto y Odiel, y que impactan en el estuario de la Ría de Huelva.

5. Fortalecer la vigilancia y el cumplimiento de la normativa sobre protección medio ambiental y seguridad alimentaria en la zona del entorno de la Ría de Huelva. En especial, pero no sólo, restaurar los suelos contaminados, controlar la pesca furtiva, y evitar que productos sin control alimentario procedentes de las zonas prohibidas de pesca puedan llegar a los locales de restauración, o a vendedores ambulantes en las calles.

6. En el caso de la recuperación del espacio ocupado por la balsa de fosfoyeso, monitorizar especialmente la captación de metales y radioactividad en el ecosistema de la cubierta vegetal.

7. Aumentar la explotación de fuentes de información existentes, como las de morbilidad hospitalaria o incidencia de cáncer, que permitirían, por ejemplo, ofrecer datos sobre frecuencia de enfermedades en las áreas de interés, respecto de áreas similares pero sin presencia destacada de contaminación medioambiental en su entorno.

8. Potenciar los sistemas de vigilancia y alerta de situaciones meteorológicas que puedan producir elevadas concentraciones de contaminantes sobre la población del entorno de la Ría de Huelva, así como la vigilancia de un mayor número de parámetros ambientales, ya estén o no legislados.

9. Iniciar la operatividad de herramientas de pronóstico de impacto de las emisiones al aire de las industrias en el entorno de la Ría de Huelva, y en especial en la ciudad, para minimizar el efecto de elementos tóxicos, y en especial del arsénico, sobre la ciudadanía.

10. Apoyar a los servicios de prevención de las grandes empresas para que realicen, en colaboración con investigadores independientes, estudios de cohortes retrospectivos para calcular tasas absolutas y proporcionales de su morbi-mortalidad, e incorporar marcadores de exposición a medio plazo en los sistemas de vigilancia de la salud para agentes químicos asociados con enfermedades crónicas.”

Tercera. De las alegaciones al Dictamen.

El Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología fue trasladado por esta Institución a la plataforma promotora del presente expediente de queja para su debido análisis y formulación de las alegaciones que se tuvieran por convenientes.

En respuesta a dicho traslado, por la Plataforma interesada se nos comunicó su positiva valoración del dictamen en términos generales y de manera concreta su “total acuerdo con todas las recomendaciones del mismo”, expresando su deseo de que todas las propuestas contenidas en el Dictamen fueran “tenidas en cuenta y llevadas a la práctica a la mayor brevedad posible”.

Asimismo, se interesó de esta Institución el traslado a la Administración competente de una recomendación instando a la inclusión de una partida presupuestaria que hiciera posible realmente la aplicación de las Recomendaciones del Dictamen y solicitando la elaboración de un calendario de ejecución de las mismas.

Cuarta. De la posición de esta Institución

Como ha quedado claramente de manifiesto en los antecedentes expuestos, la situación de salud y medio ambiental de la Ría de Huelva viene constituyendo motivo de preocupación e interés para esta Institución desde hace ya bastantes años. Fruto de esa preocupación son las diversas actuaciones desarrolladas con el objetivo de dar respuesta a las demandas generadas desde un importante sector de la población de la capital onubense.

Podríamos centrar la petición que se nos traslada desde este colectivo diciendo que la misma parte de una premisa, cual es considerar que puede existir una relación entre el peor estado de salud y la mayor mortalidad que los estudios ponen de manifiesto que existe en la provincia de Huelva en relación a otras provincias, y la existencia en la zona de un foco potencial de contaminación como es el polo industrial ubicado junto a la Ría de Huelva.

Partiendo de esta premisa, se solicita la intervención de esta Institución ante las Administraciones competentes para que se adopten las medidas necesarias en aras a evitar esta situación de riesgo y mejorar las condiciones medioambientales y de salud existentes en la zona.

Para atender esta petición, esta Institución ha dirigido sus actuaciones desde el principio a la consecución de tres objetivos diferentes:

  1. Acreditar suficientemente la veracidad de la premisa que relaciona el estado de salud y ambiental de la Ría de Huelva con la potencialidad contaminante de las empresas radicadas en el polo industrial.

  2. Supervisar las medidas adoptadas por las Administraciones competentes para comprobar si las mismas resultan adecuadas para la debida salvaguarda de la salud pública y ambiental de la población onubense.

  3. Formular las Recomendaciones y Sugerencias que se estimen pertinentes a fin de mejorar las condiciones de salud y ambientales de la zona de la Ria de Huelva.

La cumplimentación de los objetivos fijados en segundo y tercer lugar ha venido siendo postergada al verse condicionada por la necesidad de dar previo cumplimiento al primero de los objetivos enunciados. Una tarea que se ha revelado ardua y difícil y cuya definitiva conclusión aun no se ha alcanzado.

En efecto, pese a los esfuerzos realizados y a los diversos estudios e informes existentes sobre la situación de salud pública y ambiental en la provincia de Huelva no es posible en estos momentos acreditar, mas allá de toda duda razonable, si existe o no existe relación entre la mayor mortalidad apreciada en la zona y la existencia en la misma de un complejo industrial potencialmente contaminante.

La razón para ello no es otra que la dificultad que entraña la acreditación de semejante extremo, por cuanto son diversos los factores que pueden potencialmente influir en la situación de salud y medio ambiental de una determinada zona, resultando necesario disponer, para determinar esta cuestión de forma indubitada, de una información muy completa y exhaustiva, cuya obtención resulta difícil, lenta y costosa.

Los diversos estudios e informes realizados a lo largo de estos años, incluido el Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología, han permitido importantes avances en el conocimiento de los factores y elementos que inciden en la situación de salud y ambiental de la Ría de Huelva. Sin embargo, los datos obtenidos y los estudios realizados no pueden considerarse, a juicio de esta Institución, como concluyentes a los efectos de determinar si existe o no una relación entre la presencia del Complejo Industrial en la Ría de Huelva y los datos que muestran una especial mortalidad y un peor estado de salud en los habitantes de la provincia de Huelva.

En el Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), se señala expresamente que “se desconocen las razones concretas de la mayor mortalidad de la Ría de Huelva”. No obstante lo cual, partiendo del resultado de informes y estudios previos y de una actualización de los datos disponibles, se extraen diversas conclusiones acerca de las causas que pueden estar incidiendo en la situación, destacando la importancia que pueden tener a estos efectos, los condicionantes sociales y económicos presentes en la zona, habida cuenta la probada incidencia que dichos factores tienen en el estado de salud de la población en general.

Ahora bien, pese a destacar la indudable incidencia que estos factores socioeconómicos tienen en la salud de la población radicada en esta zona, el Dictamen señala también que “el exceso de mortalidad en la Ría de Huelva puede deberse a una combinación de factores sociales, ambientales, de estilos de vida y laborales”, poniendo con ello de manifiesto la dificultad que conlleva el determinar la incidencia en la salud de la zona de factores ambientales al no disponer de una información fiable, ni de estudios suficientes sobre esta cuestión, o resultar poco concluyentes los datos disponibles al respecto.

Esta Institución, desde la prudencia que exige la complejidad técnica del asunto tratado, considera que ha quedado suficientemente acreditada la existencia de una situación de salud pública en la población asentada en la zona próxima a la Ria de Huelva comparativamente peor que la de otras poblaciones similares asentadas en otras zonas del territorio.

Asimismo, considera suficientemente acreditada la incidencia negativa que en tal realidad han tenido los factores sociales y económicos que históricamente han confluido en esta zona, coincidiendo con los autores del Dictamen en la importancia que tiene la adopción de medidas que mejoren dichas condiciones sociales y económicas para una evolución positiva de los indicadores de salud pública de la zona.

Entiende también esta Institución que resulta razonable pensar que los factores ambientales presentes en la zona han tenido y tienen una incidencia en el estado de salud de la población ubicada en la misma.

Llegamos esta conclusión partiendo de los numerosos datos y estudios que acreditan, con carácter general, la relación existente entre la contaminación industrial y los problemas de salud pública.

Lo que no podemos es valorar el grado exacto de incidencia que estos factores ambientales tienen en la salud de la población asentada en la Ría de Huelva, al coincidir con el Dictamen de la SEE en cuanto a que resultan insuficientes los datos disponibles a la presente fecha sobre los elementos contaminantes presentes en la zona y considerar que no son suficientemente concluyentes los estudios que, con alcance muy limitado, se han realizado sobre los riesgos para la salud derivados de la presencia de elementos potencialmente contaminantes de origen industrial.

A este respecto, no podemos por menos que compartir la recomendación incluida en el Dictamen sobre la oportunidad de poner en marcha “un estudio epidemiológico de carácter prospectivo, con especial énfasis en la biomonitorización de los contaminantes en los habitantes de las áreas de interés para determinar la exposición real de la población, e integrar en dicho estudio de cohortes pequeños estudios anidados en colaboración con las autoridades responsables de la vigilancia de la contaminación ambiental para evaluar el impacto de las emisiones contaminantes sobre los niveles de dichas sustancias en la población. Además se podrían integrar estudios anidados en colaboración con grupos de investigación que estudian la entrada de contaminantes en la cadena trófica con trazadores medidos en la fauna y flora del área de interés, añadiendo la interrelación de dicha fauna y flora con la población humana”.

A nuestro entender, no puede ni debe descartarse la relación causa efecto entre el estado de salud pública en la Ría de Huelva y la presencia en la misma de industrias potencialmente contaminante hasta tanto no se hayan realizado los estudios que los expertos dictaminan como necesarios para disponer de elementos de juicio suficientes para formular una conclusión fundada, ponderada y motivada sobre esta cuestión.

A este respecto, y hasta tanto no se disponga de conclusiones definitivas sobre la situación ambiental en la Ría de Huelva, entendemos que cualquier decisión que pueda redundar en un aumento significativo del riesgo ambiental en la zona debería venir precedido de estudios rigurosos que, bajo la premisa del principio de cautela, acreditasen la oportunidad y conveniencia de dicha decisión.

Consideramos, además, que cualquier decisión de esta índole debería ser objeto de un proceso previo de debate y reflexión, en el que tuviesen cabida todos los sectores y colectivos sociales de Huelva.

A tal efecto, resulta evidente que existe un problema de falta de confianza entre una parte de la población onubense y las Administraciones competentes, posiblemente como consecuencia de unas políticas informativas bastante desacertadas y poco adecuadas en el pasado, que se traduce en una notoria desconfianza y falta de receptividad hacia cualquier información relacionada con esta cuestión procedente de organismos e instituciones públicas.

Entiende esta Institución que es necesario implicarse en la generación de un entorno de relaciones entre las Administraciones públicas y los colectivos sociales onubenses que ayude a crear un ambiente de confianza y credibilidad entre las partes, como premisa indispensable para avanzar en la búsqueda de soluciones consensuadas a los retos que, hoy por hoy, tiene la zona de la Ría de Huelva en materia de salud pública y medio ambiente.

En este sentido, apoyamos la recomendación contenida en el Dictamen de la SEE que aboga por la creación de un Foro de Salud Pública de la Ría de Huelva, como “canal estable de comunicación e intercambio de información sanitaria entre los distintos organismos de la Junta de Andalucía y los grupos y asociaciones mas representativas de la sociedad civil de Huelva”, aunque consideramos que dicho Foro debería incluir en su ámbito objetivo de actuación, además de la información sanitaria, la información ambiental.

Esta Institución lleva ya muchos años interviniendo en este asunto y tratando de mediar en el conflicto social existente en la ciudad de Huelva en torno a cual debe ser el futuro de la zona de la Ria actualmente ocupada por el polo industrial y como debe actuarse para prevenir su consecuencias ambientales y de salud pública. Unas intervenciones y una mediación que no han conseguido los resultados pretendidos puesto que sigue existiendo una situación de conflicto entre colectivos que manifiestan representar intereses divergentes y contrapuestos dentro de la ciudadanía.

Básicamente, son dos los modelos de ciudad que llevan tiempo contraponiéndose y confrontándose en Huelva sin que, pese a los años transcurridos, hayan sido capaces sus representantes de alcanzar un marco común de referencia en el que confluyan los intereses de ambas partes y pueda servir para articular desde el consenso un proyecto común de ciudad.

A juicio de esta Institución, este conflicto que el paso de los años parece haber convertido en inevitable, no tendría que prolongarse por mas tiempo si ambas partes fueran capaces de centrar sus esfuerzos, no en la disputa y la controversia, sino en la búsqueda de un modelo consensuado de ciudad que aunase la pervivencia de un sector industrial generador de empleo y riqueza, con la supeditación del mismo al cumplimiento de elevados estándares de calidad ambiental y con la progresiva implementación de un nuevo modelo económico basado en la sostenibilidad ambiental y la recuperación de los espacios degradados.

A la vista de todo lo anterior, y de conformidad a la posibilidad contemplada en el art. 29 de la Ley 9/1983, de 1 de diciembre, del Defensor del Pueblo Andaluz, procede dictar

RESOLUCIÓN

RECOMENDACIÓN. Que en los términos expuestos en las consideraciones precedentes se de cumplimiento efectivo a las recomendaciones contenidas en el Dictamen evacuado por la Sociedad Española de Epidemiología en marzo de 2014, por encargo del Defensor del Pueblo Andaluz, en relación con el exceso de mortalidad y morbilidad detectado en varias investigaciones en la Ría de Huelva.

Jesús Maeztu Gregorio de Tejada Defensor del Pueblo Andaluz

VIÑETAS DE 'EL PETARDO':

Banner comic cateto

EN LAS REDES SOCIALES:

logotipo facebook

logotipo tuenti

logotipo twitter

CANALES DE VÍDEO:

logotipo youtube

logotipo dailymotion

 


PLATAFORMA RECUPERA TU RÍA

Plataforma Recupera Tu Ría - Huelva